Saltar al contenido

Velocidad de nado de los peces

Hace cien años, la gente midió la velocidad de nado de especies de peces individuales y obtuvo resultados asombrosos.

Los siguientes extractos de texto son del libro “Indigenous Fish. Los peces de agua dulce de nuestra patria» del científico alemán y autor de numerosos ensayos de divulgación científica Kurt Floericke (* 23 de marzo de 1869; † 29 de noviembre de 1934).

aleta de perca

aleta de perca

Como amante de la naturaleza dotado, el autor sabía cómo hacer comprensibles para las personas las relaciones complejas en la naturaleza y presentarlas de una manera emocionante. Es bien conocida su inclinación por inferir características humanas del comportamiento de los animales.

Sobre la naturaleza de los movimientos de natación

“Los movimientos de natación de los peces se pueden observar y estudiar muy bien, especialmente en el caso de la carpa moviéndose lentamente por el agua. Si nos fijamos bien, veremos que no son realmente las aletas, o solo en pequeña medida, las que mueven al pez. El principal órgano de locomoción es más bien la cola, en realidad toda la mitad trasera del cuerpo. Está dotado de dos filas de potentes tirones musculares, contrayentes que dan potentes golpes contra el agua en tal dirección que deben impulsar al pez hacia adelante.

Sin embargo, las curvas alternas en la punta de la aleta caudal también pueden actuar como la hélice de un barco e impulsar lentamente al pez hacia adelante. Las aletas emparejadas, sin embargo, solo tienen un efecto de regulación y control, mientras que las aletas anal y dorsal aumentan la superficie del cuerpo y evitan que el pez sea sacudido de un lado a otro durante los violentos y cambiantes movimientos de la cola”.

Sobre la velocidad de natación de los peces

«Un erudito francés, Regnard, ha realizado ingeniosamente investigaciones sobre la velocidad de los peces que nadan. Hizo que se hicieran canales circulares que giraban mediante un motor eléctrico, después de lo cual los peces de prueba utilizados trataban de nadar contra la corriente. Si, a pesar de sus mejores esfuerzos, se quedaron en el mismo lugar, su velocidad tenía que ser igual a la velocidad de rotación del aparato. Resultó que la velocidad de natación de la carpa y el pececillo de plata es aproximadamente diez veces la longitud de su cuerpo por segundo, pero que su resistencia en un esfuerzo tan extremo es baja y pronto se presenta la fatiga.
[…] Por supuesto, la velocidad así determinada difiere de la que desarrollan los peces durante la depredación o en sus migraciones. Se supone que la trucha tiene el récord con 35 km por hora; se dice que el lucio puede cubrir 23-27 km por hora, el barbo 18, la carpa, la tenca y la anguila 12 km por hora. En Siam, incluso se llevan a cabo carreras especiales entre diferentes especies de peces en acuarios largos, y se dice que el difunto rey Chulalongkorn, que también es muy conocido en Europa, apostó una vez a una de sus esposas en una carrera de este tipo”.